Volver al Inicio

Todo el material Puede ser Reproducido Indicando la Fuente Original

Manifestación profética del Padre Pio  por Elahim Guia Espiritual

" Soy distinto a tí, pero antes era así, y mucho menos estando encarnado y esto quiere decir, no veas tan sólo un alma grande, vé un alma que se atrevió a ser grande, que es el mismo paso que tú puedes dar, que tú debes dar, que tú fuiste llamado a realizar en tí, por el mismo hecho de estar en un cuerpo físico hoy. Es tu destino y no tienes más destino que éste ..."

Bienvenidos todos, hermanos, en la paz de Jesús. El amor santo de nuestra amada virgen María, madre de la paz suprema, yo así los bendigo a cada uno en el nombre del Padre, en el nombre del hijo y en el nombre del Espíritu Santo, siempre presente y por siempre eterno.

Más de aquí, pido al glorioso padre, de los cielos eternos que las puertas, de su verdad se abran, se estén abriendo como también así cada uno pueda hacerlo, en lo profundo, desde lo profundo de su mismo corazón. Ya que yo, Padre Pío, vuestro hermano eterno del alma en la paz de Cristo vine a traer y a alcanzar un vínculo tan cercano como tanto sea posible, entre yo y el Cristo, entre ustedes y el Cristo en mí.

En esa Ley pura y perfecta, unida que rige por sobre todas las cosas, a ella la convoco para que de esta manera uno pueda verse y se vea como necesita verse para llegar a la profundidad de amor real que el amado Jesús predicó y enseñó. Su gloria espiritual en Cristo viene a traer y trae para cada uno que quiera avanzar, profundizar, conquistar, y conquistarse a sí mismo en el mismo nivel espiritual en la cercanía de amor lo máximo posible a su calidad espiritual en sus mismas vidas, en su mismo espíritu y en sus mismos corazones.

Como así yo mismo lo he conocido, así yo mismo lo conozco, ahora ya el espíritu en mayor profundidad, el viene a hacerse conocer, viene a darse por conocido y viene revelarse como nunca. El mundo espiritual y yo, mediante este mundo espiritual en la gloria de Cristo en el amor de Jesús, colaboro y colaborando, estoy para traer esa cercanía para que esa puja, para que esa lucha tan encarnizada a veces que los domina y manipula, entre el bien y el mal en ustedes, entre ese Anti Cristo feroz y ese Cristo que pretende ser. Acorte su distancia de la lucha, ya no le lleve para un lado y para otro, en definitiva, no llegando a ningún lugar.

En esta palabra, en esta bendición, en este espíritu libero ya la palabra que hoy el buen espíritu en el amor de Jesús y la gloria de Cristo, viene a traer para que ciertamente ustedes logren moverse a un lugar, a un espacio espiritual, tal vez impensado por el razonamiento humano, pero tan pretendido y esperando por el espacio divino, que vive en ustedes porque después de todo, no hay otro tipo de gloria en el amor de Jesús y de Cristo que esa. Cuando está muy desconocido, tan desconocido en ustedes, les es imposible conocer lo que es, como es, como fue, y qué es el amor de Jesús. El amor de Jesús en la paz y la gloria de su Cristo, jamás se conquista buscando simplemente conocerle a él, sentirle a él, sino que se conquista sintiendo cada uno en él, sintiéndose cada uno mediante en él, debes interpretar en tí, debe moverse y permitirte y atreverte a estar, debe moverte en el espacio de tu vida interna haciendo lugar en toda la oscuridad, en todo lo perverso, en todo lo diabólico que todavía vive en tí,

Hacer espacio para que el brillo de la luz de Jesús halle ese espacio en tí, porque si él puede brillar lo necesario, no se detiene ahí hasta alcanzar la potencialidad y la totalidad de su brillo, no se detiene si tú no te detienes, pero para esto debe permitirle ese espacio en tu interior, palabra muy trillada tal vez ¿pero haz creado un espacio real interno ?, sabes, si el espacio estuviera creado la oscuridad , el mal, el diablo, satanás, podrían tentarte pero nunca hacerte caer . Tendería el lazo pero nunca quedarías atrapado. No te engañes, yo vengo a ayudarte, entre otras cosas con tu permiso, a crear un espacio interno real renovado distinto, tal vez ciertamente por primera vez.

 

Porque cierto es, la naturaleza humana hace siempre que brille más la refulgencia de lo oscuro que la luz y el brillo de la luz, pero lo que ocurre que ese brillo de la luz, una simple chispa de esa misma luz en medio de toda la oscuridad, bastaría para que la oscuridad, para que el mal se deteniese, si esta deteniendo lo necesario, no avanzará. Pero qué ocurre que si lo hace, qué ocurre que esa luz queda empalidecida, queda sombría ante la oscuridad reinante, un 1% de esa luz ante un 99% de la oscuridad hace que la oscuridad tome otro tipo de brillo, brille más en su propia oscuridad y ya se ponga en el lugar que le corresponde. Entonces evalúese, haz creado, estás creando, te estás permitiendo, estás decidido crear un espacio interno donde la verdadera fé viva realmente donde Jesús en su refulgente luz donde realmente se haya depositado y le des el lugar para que pueda hacerlo, te estoy hablando desde la guía espiritual, desde el mundo espiritual, pero también desde mi propia experiencia.

Cuando he tenido un cuerpo como ustedes lo tienen hoy, entonces tomen esta experiencia, con estas palabras porque ya te he hablado y a veces poco haz hecho con lo que te he dicho. Si sigues buscando viniendo a buscar más guía y más palabra, debes volver habiendo hecho algo con lo que ya te dí, con lo que te dimos, que compartimos, debes hacer algo, pero en el ese hacer algo estamos y estoy hablando de hacer algo contigo, de hacer algo en tí, no estoy hablando del mundo que te rodea, pues este es y será modificado cuando hagas lo adecuado a tí. El buen Jesús lo hace pero está en la espera de hacerlo, debes tener el movimiento adecuado en tí para poder hacerlo fuera de tí. Eso es permitir a Jesús reinar, permitirse descubrir el reino externo de Jesús. Permitir que la buena luz del reino de los Cielos despierte, habite, tome brillo, viva en su luz, eso realmente significa, por eso hoy en el amor de Jesús, en la paz dulce de nuestra amada Virgen María, madre grande y de absoluto amor, que su manto se está deteniendo realmente llenando, envolviendo, cubriendo de luz este lugar, como así lo está, lo esté haciendo con cada uno. No ahora, cada vez que su amor esté presente en ustedes y esté en otro punto lo que siente en un momento como este no puede, no debe o no deberías estar ausente después de este momento, y sí que lo estás, tan moldeado eres todavía por la realidad externa, que lo que pasa, ocurre o acontece hace de tí lo que quiere, carga sobre tí la energía que contiene cuando te decides, vas a decidir ser la buena vida, la buena luz y buen brillo del amor de Jesús en tí.

Por eso en este punto refiero y hago presente mi propia lucha como ser humano encarnado en ese entonces habiendome librado de toda materia, en adaptación libre, a través del mundo espiritual, yo mismo tal vez lo sepas bien me he confrontado con esa oscuridad, con ese diablo, con ese satanás, ¡y cierto que me ponía bien furioso ante la furia que movía en mí!. Por momentos no sé si me ponía tanto como él, pero supe usarlo a mi favor, porque aunque mi intención estaba todavía desmedida en la acción de mis sentimientos, aunque me enfurecía esa situación esta me hacía sacar mi propio poder, lo usaba eso mismo a favor de Jesús, y no en contra de él. Y esa es una gran clave, usa tu furia, tus debilidades, cualquiera sea a favor de Jesús, o te pones en contra tuyo, en contra de los demás estando en contra de todo y en contra del mismo Jesús que no puede aliarce contigo, tienes que dar el paso para ponerlo a favor de Jesús del amor de Dios. Este es el gran error, pensar en vencer las debilidades para que puedas ser fuerte en lo que eres débil, yo te puedo asegurar, entré con todas mis debilidades, mis oscuridades y las oscuridades de los demás, del mundo aún en mí, en mi propia oscuridad se confrontó conmigo.

No me quiero poner para nada a la altura del gran maestro, pero he buscado seguir lo más feacientemente posible su paso y me tienen como algo grande, como algo santo, pero cuántos son capaces de verse o de atreverse a acercarse a verse de esa misma manera ahora, en la calidad espiritual que vive en mí. Soy distinto a tí, pero antes era así, y mucho menos estando encarnado y esto quiere decir, no veas tan sólo un alma grande, vé un alma que se atrevió a ser grande, que es el mismo paso que tú puedes dar, que tú debes dar, que tú fuiste llamado a realizar en tí, por el mismo hecho de estar en un cuerpo físico hoy. Es tu destino y no tienes más destino que éste , repito, es tu destino y no tienes más destino que éste. No hay otro, no te falsées, no crées irrealidades, no estés sembrando falsamente en éste mundo, no tiene nada para darte, aunque a todos debes amar, y a todo también lo que esté en este mundo, de este adecuando buen lugar, para que el mundo no gane posesión en tí, y posesión sobre tí, esa es la gran clave.

Sigues cargando un mundo que ya no te pertenece cargarlo, sigues cargando un mundo que ya no debe llegar hacia tí, ya no debes llenar espacio interno por lo que cargas sobre tu espalda terminará conquistando tu interior, nunca lo olvides, por eso retira cualquier carga ajena y hasta propia, lleva la carga tuya a resolver, apartada de tí mismo, pero no te olvides de ella, y renuncia a cualquier carga ajena, y cuando digo carga es cargar la responsabilidad de lo que cargas haciéndote cargo de los demás todavía. Serás recordado, serás recordada cuando dejes este mundo como una buena persona, pero tal vez lo hacía de tí misma, de tí mismo y el mundo espiritual te recibe de esa manera. No estás ciertamente, no estás en esta tierra para esto, estás para otra cosa y el mundo así paradójicamente te contradice primero pero luego te va a agradecer.

Espera como yo he sabido esperar, como no luché con el sistema y lo que estaba incluído, la mayoría de los que me seguían de verdad eran los más humildes. El sistema que estaba en mi contra y el sistema se pone en tu contra, cuando tú te alejas y te apartas del sistema, quien no se aparta del sistema, no vuelve a Cristo, quien no se aparta del sistema sigue con un pie de un lado y del otro, estando en un lado y en el otro pertenece al mundo todavía. Presta atención, porque no estoy hablando de otro todavía, no estoy hablando de otras personas, ¿cuán en Jesús estás? Y ¿cuánto todavía al mundo le perteneces? No tengo fé dices, sábes qué es tener fé, que la vida que Jesús viva en tí, como el mismo la conquistó en sí mismo, tener fé es jugarse como un ser humano en pos de su luz, de su vida, de espíritu, de su misma conquista, es abrir el espacio sagrado en tí, esto es no tener fé, lo que conoces, lo que tienes es espera en la fé y la espera en la fé busca de Jesús siempre, pero buscando de Jesús siempre él está ausente en quien busca de esa manera, en quien espera de esa manera .

Yo vine a hablarte tan transparentemente, como Dios, como el mismo mundo espiritual lo permite porque no vengo a traerte luz de Jesús solamente si no a invitarte de una vez por todas a la real vida que él tiene para darte. Yo sé que hay distintas posiciones tomadas aquí, yo sé que cada uno tiene la búsqueda y la profundidad de búsqueda de ése Jesús, de ése Cristo distinto, pero habiendo llegado es por todos y es para todos por absolutamente igual, y estoy hablando de las posibilidades grandes de renunciar a este mundo mientras sigues estando en él, gozándote, viviendo , estremeciéndote en el mundo espiritual, en el mundo de la luz, en la gloria de Jesús en el amor de la virgen María y la luz eterna del Padre eterno, eso es vivir en la gloria, eso es estar en el mundo, pero gozándose en el mundo espiritual.

Ahí sí estás dando la marca de que tu corazón le pertenece a este mundo espiritual, que haz cedido a tu corazón duro y endurecido y el corazón de Jesús está viviendo en tí . Paso siguiente, ve a buscar la adecuada luz, esa misma luz para llenar los espacio ausentes de esa luz en tu propia mente, en tus mismos pensamientos, en tu cerebro, en la realidad y tus realidades, todas.

Te das cuenta, te haz conformado y te conformas con tan poco, se te da todo y tomaste migajas, crées que un manojo que un grupo un tanto más de migajas es lo que resta cuando migajas tan solo tienes. Tú debes decir lo que hay en mí es maravilloso, son migajas, te lo aseguro. Yo creí lo mismo y eran migajas. No me alcanzó la última vida que tuve, pero escucha bien, esto creó todo el ímpetu posible y lo que obtuve, lo obtuve, lo demás lo terminé de realizar en el mundo espiritual . Porque tal es el permiso que había en ese entonces pero se encuentra hoy por multiplicado, y a eso se te llama, de una manera feaciente a que hagas todo esfuerzo posible, a que no te detengas, a que te unas en hermandad para vencer la debilidad, porque solamente así finalmente podrás retornar totalmente a tí mismo, al mismo Jesús y a todo el amor de Dios .

 

Debes hacer como yo comprendí, entonces debes hacer que su sacrificio, su búsqueda, el amor como él ganó en sí mismo para que todo valga la pena. Porque sabe cuando buscas crear esto, un tanto de esto siquiera en tí, estás permitiendo entonces que no haya sido en vano. Y puedes preguntarte y decirte, por qué yo no lo hago, si porque esa es la parte de tí que vive en él, y la parte de él que vive en tí. No haciéndolo, no buscado, aunque sea hacerlo estás negando lo que ha ganado para todo lo que su mismo sacrificio ha dado. Y sabes te voy a decir algo más, yo también así lo comprendí, mi propia experiencia vale la pena por tí y en tí, y en todo lo que rodea tu vida, porque no entiendes, no logras entenderlo, lo que no haces tiene repercusión inmediata en tu entorno con tu vida, con lo que están viniendo, con lo que tienen que venir , él ha hecho el camino, hablo de Jesús. Él ha hecho el camino, tu debes caminar de manera adecuada, como estoy explicando, ese mismo camino que ha dejado ha hecho tú debes caminarlo. Él ha hecho el camino que estás esperando, más que él traiga o te alcance, qué más tu fé pide que a él mismo.

 

Entonces amado maestro, hazte presente, ellos se están arrepintiendo de haberte ignorado, de a veces consciente o inconscientemente haberte expulsado de sus propias vidas. Te han negado a tí, negándose a sí mismo. Han negado la verdadera fé permaneciendo en una fé baja oscura, o a veces mediocre, pero tú, Maestro, vienes en este día a darte por conocido, hacerte por conocido de verdad y en verdad , pues hay hijos e hijas presentes que dispuestos están en tu corazón a que tú te reveles de verdad. Esta vez de verdad y tal vez en verdad, en ello quieren, buscan aunque no lo saben. A veces brillan sin tamizar para no permanecer en tinieblas. Para ya no permanecer más en la oscuridad.

Sábes esto, yo me he enfrentado hasta cruelmente con el mal, con la oscuridad con la tiniebla, con satanás, me ha golpeado espiritualmente, físicamente, y mundo más las cosas a las que no me voy a referir o buscado que no avanzara, que temiera. Pero me hice responsable de todo eso, expulsé la oscuridad, lo oscuro, las tinieblas y al mismo satanás de todo, haciéndolo de mi vida, haciéndolo de mi propio interior. Yo debía conquitar a Jesús en mí, y conquistarlo en todo lo que podía para los demás, yo debía brillar en Jesús y el propio brillo de él que yo necesitaba, pero también la que este mundo que cada uno realmente a la vez necesita.

Vas entendiendo todo lo que haces por tí, lo haces por los demás, todo lo que haces por tí y por ello el amor de Jesús que vive en tí es una ivitación para que vivan los demás en los demás, no busques moldear tu carácter, para que esto ocurra déjalo entrar para que él lo moldée. Estás desgastado, desgastada de luchar contra la oscuridad, déjalo entrar y que él luche , y no digo por tí, luchará contigo y esto basta, te lo aseguro. Ahí te distiendes cuando ha llegado, de tal manera que puede luchar contigo. La lucha y el yugo se hace tan pero tan liviano, tan liviano que deja de sufrir lo que deja de sufrir. Pero yo sé que te enfrentas a las cosas que aparecen en tu cabeza, en tu mente, que tus mismas emociones tienen y traen el conflicto en tu propio interior. Te voy a enseñar algo simple, pero inmensamente poderoso. Tu sabes, conoces tus debilidades, debilidades que están, que pueden aparecer o aparecen de repente en tus pensamientos, pensamientos de miedo, de temor, de auto agresión, de agresión a otros. Pensamientos de no avanzar, de no voy a poder avanzar, o voy a llegar a hacerlo, no puedo hacerlo y tantas otras cosas que pertenecen de esa misma alma oscura que todavía piensas de tí, o piensas que eso le pertenece a Dios. A Jesús le pertence el conflicto en tí y si permancer en tu conflicto es de la oscuridad, y le pertenece a satanás. Aquí te doy algo muy poderoso, úsalo. No hagas como otras cosas que te dí. Y lo olvidas

 

Cada vez que identificas que está ahí. Que sientes o que de repente aparece de repente, tómate un tiempo, un minuto, 5 minutos máximo. Lo puedes hacer con ojos abiertos pero bien consciente de tu interior. Con ojos cerrados apartándote si puedes en el lugar que te encuentras, no lo hagas después, no dejes pasar el momento. Cuando dejas llegar lo que ha llegado, este busca crecer, tejerse una tela de araña, y si es posible, hacerse carne. Cuando aparece, cuando lo sientes, cuando identificas ahí y sabes haciendo esto en tí se vence aunque parezca extraño. Lo oscuro, la oscuridad, pero también lo demás, los otros van abriendo su luz. Su corazón va cambiando, también ellos simplemente permanecen en paz. Simplemente debes hacer esto , identificado el dolor, la angustia el temor, el miedo el conflicto, vas a tu interior, ojos abiertos, ojos cerrados, estando delante de quien sea o apartándote. En tu interior dices, he aquí el conflicto con tu palabra. Por supuesto lo que se haya hecho presente, lo que puedes llamar de alguna manera o simplemente identificarlo. Si lo llamas de alguna manera te ayudará más a tí. Entonces dices en tu interior, “Buen Jesús, amado Jesús, (con tus palabras también puedes hacerlo) hazte cargo” , puedes hacerlo, puedes tener identificado, aprovecha esta presencia, “este defecto, ése dolor, ésta angustia, este peso que cargo, amado Jesús, abre tus brazos, como haz abierto tu corazón, para llevar esta carga que no estoy dispuesto a llevar, para entregarla al buen Dios, para que haga de esto cosas nuevas” con tus palabras, o tan sólo debe haber un mecanismo profundo de entrega para que experimente reparación y la presencia del amado maestro Jesús en tu interior. Alejando o reparando ése dolor, esa angustia, esa carga de tí. Una vez que sientas estar reparándose, que se ha separado, dí así: “Dulce María virgen de amor, te pido que envuelvas mi dolor en la dulzura de tu amor, ya no quiero llevarlo, ya no quiero crecer a través de ello,no quiero ya soportarlo, porque estoy dispuesto a crecer a través del amor de tu amado hijo Jesús, a través de la gloria que su Cristo trae”. Siente que lo separado de tí se envuelve en ése manto de amor, y esto está reduciendo, lo va a reducir, y puede reducirlo el campo de acción, pero puede volver a repetir lo mismo, hasta que en un momento no aparezca más, pero el primer momento quelo haces,lo está separando de tí. Lo está apartando de tí. Y de hecho, está perdiendo poder y vas a experimentar en tu vida cotidiana, la libertad, liberación.

Vé por lo que conoces, y lo que va apareciendo en el día lo vuelves a hacer repitiendo cuantas veces sea necesario y cuantas veces aparezca. No te demores tanto tiempo, vas a tantas otras cosas externas de los demás . Date el tiempo para tí,porque este tiempo que te das de esta manera, está tu propia liberación de quien te rodea, aunque te parezca mentira, de esta vida, de esta humanidad, de este mismo mundo.

Y eso hace que la vida y la luz y el reino de Jesús llegue y pueda llegar más pronto, más rápidamente a este mundo, a esta tierra, a cada uno y esta vez, por siempre, porque viene a instalar no el reino de su reino, porque eso ya está, está aunque no se pueda ver. En su totalidad viene a ser realidad el reino de su reino en la vida. Total y absolutamente de cada uno, de cada quien, eso lo más grande, lo más glorioso, ya lo vas a entender en este tiempo, cuando se vaya acercando más y más ése momento, que nosotros los soldados fieles del amado Jesús, caminando a su lado, marchando con fuerza, luchando contra potestades la oscuridad, a favor de su buena luz en cada uno de nosotros, los soldados marchamos hacia ustedes también, nunca estuvieron tan pero tan acompañados, como nunca estuvieron tan pero tan cerca.

La percepción hará lo contrario. Por qué buscan ser engañados , por qué quieren ser engañados y digo quieren ser por el conflicto que todavía deben desenvolver, terminar de desenvolver y expulsar de sus propias vidas, a favor de buena luz de nuestro amado maestro Jesús y de su gloria de Cristo.

Mi vestiduras, entonces sacerdotales, eran de simple tela pero cuando viví en Él y tomé vida en Él ellas brillaban y me di cuenta que antes eso no tenían vida. La ropa de sacerdote y el conocimiento sacerdotal no me dio nada, pero sí Jesús me preparó para todo y mi vida sacerdotal cobró sentido. Mi propia ropa emanaba Su luz, mi propia vestimenta sacerdotal era luz de Su luz, porque yo así ya lo era y completé, así restante en el mundo espiritual porque un profundo amor por Él y con Él en vida bastó para que eso sucediera, más allá de una vestidura corporal y sabes, no estoy hablando de mi, estoy hablando de ti, estoy contando tu historia. Tú puedes hacer que sea posible, por supuesto, a tu propia manera según lo que debas hacer en este mundo y en tu mundo interior. En esta evolución que estás teniendo en tu propia vida espiritual, pero todos pueden avanzar a ese lugar, ya no hay excusa posible que te diga que no.

Mas que a pedir, acostúmbrate a vivir. Mas que buscar un santo que te ayude, permite que tu vida se santifique. Mas que pedir que Jesús esté contigo, aprende cada día a estar en Él como corresponde. Y la misma vida espiritual y la misma vida en el espíritu, la misma vida de Dios le pertenece, te pertenecerá y nunca te dejará con un cuerpo o sin cuerpo, depierta por favor a esto, estamos presentes, estoy presente y está el mismo maestro presente para que puedas entender y así comprender esto, si comprendes esto, comprenderás todo, tu vida humana tendrá sentido y tu vida espiritual también, porque tener una vida espiritual no garantiza nada.

Cuánta vida espiritual, con amplio desarrollo sin un sentido adecuado de esa misma vida espiritual. Por eso es posible sentir con amplio desarrollo espiritual, vacíos espirituales. Una cosa es tener esa vida espiritual y otra cosa es haber espiritualizado esa vida espiritual. Cómo se hace eso? Amaste la vida espiritual pero tú no te has amado lo suficiente dentro de esa vida espiritual. Ámate amando a Jesús. Amar a Jesús es conocer a Dios, amando a Jesús y amándote. No te detengas, no pongas excusas, ya basta de excusas. Avanza, no te postergues, aprovecha cada oportunidad que tienes para adquirir más vida espiritual, más brillo, más luz, más libertad, porque no te mereces estar mejor, te mereces la libertad absoluta y completa que como buen hijo/a de Dios necesitas, te pertenece y mereces vivir de una buena vez por todas.

 

Comprendo tu lucha ha sido mi lucha, comprendo el conflicto con la oscuridad, con las tinieblas, con el mal, con Satanás. Comprendo también tu anhelo por la luz, por Jesús, porque también ha sido mi postergación hasta el momento que irrumpió en mi adecuadamente y escucha bien esto, nadie llega a esa luz avanzando simplemente en busca de luz, sino atreviéndose a vencer, a atravesar venciendo, a profundizar en la tiniebla. Quién no entra en la tiniebla no descubre la luz, quién se detiene ante las tinieblas todavía teme a la luz y esto es lo que descubrí y vengo a traer y traigo a ti y en ti para que puedas avanzar hacia ese espacio divino. Sagrado y santo que ya no puede seguramente que no puede ser postergado más, no busque quitarte el sufrimiento busca hacer lo adecuado que es este camino para dejar de sufrir. No sufres por el sufrimiento, sufres por la ignorancia que te hace sufrir. Sufres por la ausencia de luz, de la tiniebla; no sufres por otra cosa. No sufres por que te han engañado, te han traicionado por esa enfermedad, no sufres por eso. Sufres por ignorancia.

Aquí sí entro a explicar no olvides el trabajo que te he dejado. ¿lo has hecho? debes hacerlo. No debe detenerte, debe limpiarte. Te vas a asombrar. Cuántas veces por día debes hacerlo? Una es poco, constantemente y ahí está. Se asomó, apareció, está ahí el conflicto, un nuevo conflicto está ahí, lo has visto. Con ver lo que haces, identifícalo para erradicarlo. Has lo que te he dicho en la presencia del maestro y el manto de María que lo envuelve y lo consume alejándolo de ti. Dos veces y tres veces y cuantas veces sea necesario, esa misma cosa o situación. Esa es la tarea que te doy porque te conecto y conectaré espiritualmente para hacerlo contigo, vas a sentir mi presencia. Esfuérzate para mejorar, no para estar mejor de esa oscuridad, de esa tiniebla; para vencer todo lo que debe vencer esa oscuridad y vencer si es así, yo estaré contigo en esa tarea, no te lo olvides. Si te olvidas, niegas lo que se te dio, te olvidas del mundo espiritual, te olvidas de quién te está hablando, finalmente te olvidaste de ti mismo, que es lo más peligroso de todo,.

Entonces vuelvo. Mis estigmas, algunos se preguntan, cómo se pueden aguantar esas perforaciones? Qué dolor, qué terrible dolor, cómo puede ser la respuesta a todo ese sufrimiento. Cuando hay verdadero amor de Jesús, se convierte en nada cualquier dolor. Se convierte en un pálido reflejo o en una pequeña molestia, ante un gran dolor, eso lo logra el amor de Jesús. Eso logra el amor de su luz. La misma que te he comentado que te ha ayudado, que te estoy ayudando, te estoy dando claves para que llegues profundamente, lo conquistes lo más profundamente, y lo realices lo más profundamente realmente en tu vida. Entonces ahí sí que el se hace presente como nunca antes había sido, y vuelvo a la naturaleza de su amor, esa proximidad te aliviana de cualquier dolor. Yo así pude apartar y sabes por qué? O estás en todo en el dolor o estás entrando en Jesús. O estás entrando en lo que te ocurre o estás centrado en su amor . O estás centrado en lo que no tienes o estás centrado en lo que fuiste realmente preparado para tener en que nada te falte, que nada te debe faltar, nada puede faltarte, ese es tu derecho que debe reclamar. No reclames pidiendo sino viendo que ese es el verdadero reclamo, viviendo. Cuando más te acerques a vivir, su respuesta está más próxima . Esto te lo traduzco en tu encarnación humana, Dios está cansado de escuchar bocas, labios que hablan y a la vez corazones que se niegan. Se pide con la boca lo que no se está dispuesto a vivir en el corazón. Necesita corazones que se atrevan y no tantas bocas que hablen porque la boca que habla y cuanto más habla esa boca, habla la oscuridad que vive en su propio corazón. Por eso, cuanto más avanzas más te vuelves reflexivo, menos tu boca se mueve y más tu corazón se mueve en el amor de Jesús. No tiene que hacerlo la proximidad te hace hacerlo, el que busca hacerlo fracasa. Busca acallar tu boca, todo se abastece cuando menos te lo esperas. La estuviste esperando en controlar tu boca pero no es el problema tu boca descontrolada, es el corazón que en la palabra adecuada guarda silencio, habla y debe hablar, esa es la verdad.

Volviendo al estigma, el estigma del dolor de Cristo. Me hice tan semejante a Él que sus propios dolores sin diferencia vivieron en mi. Fueron mis pruebas más fuertes y ahí me dio y me permitió la gloria más grande porque si vencía ese dolor en mi, tan fuerte y tan profundo en mi propia carne, qué dolor no vencería, qué dolor no podría vencer. Vencí mi dolor, me aparté de él, llegué hacia él y sabe qué ocurrió? Mis heridas a lo primero malolían, cuando me acerqué a su amor en mi, comenzaron a oler las mismas heridas, a jazmín, a rosas pero eran las mismas heridas. Claro que no eran lo mismo, ya que había en mi, lo que habitaba en mi no era el mismo lugar que estaba presente. Aún llevando las mismas heridas no era el mismo lugar para nada, entonces mi dolor se convirtió en otra cosa que no se puede traducir en palabras. El mal olor, el olor más bello a flores, el dolor que era dolor de Cristo en mi, se convirtió en una fragancia más dulce, más amorosa. Pero te hablo a tavés de este, de tus estigmas, porque tú cargas estigmas internos, emocionales, traumáticos tan dolorosos que a veces se acercan bastante a esto y cuando no quieren superarlo uno carga en su interior, en sus emociones y en la vida y aparentemente fuera del él también. Pero tan conectado está en él o en ella a ese estigma, estigma ajeno que le hacen doler. Tú cargas también ese estigma de los otros y aquí te traigo las mimas respuestas, no busques liberarte del dolor pues más te va a doler. Aunque te apartes momentáneamente de él, no busques que no te duela, no busques apartarte de lo que te hace doler, tan solo no acuses al que te hace doler, acércate a Jesús en ti. Lucha, entra, llega, ámalo, amate en Él, y verás que el dolor, el estigma que cargas se convierte y se convertirá en otra cosa. Por eso te debilitas, luchas tanto para otro lado y tan poco para el lugar adecuado, alimenta a la bestia lo feo. Alimenta al mal. Cuando luchas contra Él, le das de comer a Satanás, mientras buscas desligarte de Él. Todavía conocerás el dolor, los dolores que has tenido, que tienes y que van a aparecer. Por eso hoy, considera el mundo espiritual esta convocación general clave, tan clave, tanto que duela o no duela, puedes dejar de sufrir. Comprender el dolor, no el dolor por el dolor mismo sino por la adecuada presencia de amor en ti, solo así el dolor deja de doler, siempre te hace acordar que está ahí pero no es el dolor que domina, que te rasga, que te llama, que te manipula, que hace de ti lo que quiere. Decídete a amar con Jesús, amar en Jesús, amarte y amar en la profundidad de Jesús en ti para que todo se convierta para todo pueda convertirse en otra cosa que ya no pueda entender. Tal vez ni conseguir, no importa eso, lo importante que ese se ha convertido en otra cosa.

Así superé mis propios estigmas. Así mis estigmas emocionales en la naturaleza de su amor, se fueron convirtiendo en virtudes. Cuando eran defectos profundos, mis propios defectos se convirtieron en virtudes y no arranqué defecto que llamaron virtudes, mis propios defectos en la profundidad de su amor se convirtieron en virtudes y ahí está la clave. Convierte tus defectos en virtudes, no es que no estén presentes, están todavía atrapados en lo que eso es y no te has acercado lo suficiente a ti, y en la naturaleza de su amor en ti. Y te digo algo más, la enfermedad más rebelde, más cruel, es y podía ser vencida de este lugar, por eso se ha dicho y se dice que Él ha vencido a todo mal y a vencido toda enfermendad y también es cierto, Él ha vencido, tu no lo has vencido en Él. A veces el mundo espiritual te otorga licencia para liberarte de algo, que en definitiva descubras esto porque te descubres y te descubrirás.

 

<">