Volver al Inicio

Todo el material Puede ser Reproducido Indicando la Fuente Original

Manifestación profética del Cristo  por Elahim Guia Espiritual

"Solo sintiéndome, tomando vida, viviéndome y viéndome de esta manera, ciertamente, en lo venidero, con cuerpo o en espíritu, me verán y me recibirán..."

Hago tres inspiraciones profundas, inspirando la luz de la divina presencia crística, llevándola, ubicándola, centrándola en mi corazón, encuentro la vida de mi dimensión interna del ser, venciendo y traspasando todo escollo, toda barrera, todo aquello que, tanto interna como externamente, se me pone como traba, como impedimento.
Nos elevamos más allá de eso mismo, mientras la luz, mientras la red crística se abre, envolviendo este lugar en lo material espiritual y, así mismo, en cada uno de nosotros.
Esa energía crística busca nuestros canales espirituales, cabeza corona, llenando, vibrando, buscando el centro espiritual, buscando nuestro corazón espiritual, la conciencia, para que a través de ella tomemos vida y nos multipliquemos en esa vida crística conciente y así vibrante y vibrando también hasta la planta de los pies, hasta sentir que nos llena, se magnifica y nos abarca por completo.
Así está ocurriendo en el ambiente, así está ocurriendo en el lugar y así se guía en la palabra, para que cada uno la reciba, la haga suya ahora, mas de aquí en adelante, pues es la manera correcta en que deben, deberán moverse y obrar, para ser exitosos en la vida del mundo, ante todo aquello que viene, se aproxima, o se muestra como mal o desgracia.
Para que de esa manera puedan dar, dice el cristo, en lo crístico aproximándose y tomando vida, para que puedan dar buen, fiel testimonio de mi, en vida, en espíritu, pero también en presencia.
Recibo la presencia, recibo la palabra y cada uno tómela mientras sigue recibiendo por su cabeza corona, canales espirituales, interna y externamente, la vida crística como presencia de luz, como fuerza y presencia electrónica, mas la palabra viene a unirse porque es, se dice,  el manantial de vida en el cual, a través de ella, deben encontrar el alimento cierto para fortalecerse y hacerse fuertes. Me entrego y cada uno asimismo, entréguese a la palabra, como así se ha dicho, como fuente de vida.
“mi palabra se abre, mi palabra es fuerte, mi palabra es firme, mi palabra viene a dar y entregar el ímpetu de victoria espiritual en el cual cada uno debe adentrar como fuerza y vida. Ya ha terminado el tiempo, las épocas, y en esta misma época, el simplemente recibir y escuchar la palabra para pretender oír y aprender.
Ahora vienen a tomar vida, y cada uno y cada momento, a partir de este momento, en este lugar, y en todo lugar que se precie y se reciba, de distintas maneras, pero bajo esta misma dirección directriz, esta palabra debe tomarse como fuente y como manantial de vida.
El manantial de vida se hace presente y surge a través de mi palabra, cuando es tomado por cada uno y por cada quien, a través de su corazón en esa misma magnitud.
Mucho tiempo ha ocurrido, ha transcurrido, se ha escrito la palabra, se ha escrito mi palabra y tantas otras palabras sagradas, buscando significado, peleando por el significado real, causando división a causa de la divina palabra.
Todo esto es porque se ha recibido como mero aprendizaje, como mera información y así mismo, ha sido desvirtuada, mas hállese  hoy, si así se lo pretende, la palabra como conocimiento, pero previamente  hállese cada uno en si mismo, cada uno en esa misma palabra como fuente de vida, esto quiere decir como alimento interno para el despertar interno, espiritual, conciente, divino, crístico, o como bien quieran llamarlo, antes que el mismo conocimiento.
Porque si no hallan la vida secreta y oculta,  que encierran las palabras, que significado tendría que la memoricen, que la aprendan, que la sepan, que la lean, que la trasmitan, si la esencia de la misma, así mismo entonces, no vive, no esta viviendo en quien disemina, da y comparte esa palabra.
Yo, siendo el dador de vida, en la luz de la presencia crística, vengo a dar directamente el adoctrinamiento espiritual cierto a cada uno, para que en lo interno y en lo secreto de cada uno y desde  cada uno se fomente, multiplique, y así mismo tome vida  y esta palabra, pues, si yo soy dador de vida, ustedes vienen a ser dadores de vida en la vida eterna que yo soy y asimismo deben proclamarse, acercarse, declararse  para multiplicarse.
Andan caminando todavía en tanta frialdad y tibieza, que no toman conciencia de esta vida que vive en mí en ustedes, y así mismo la aceptan, toman y se multiplican.
Los tiempos que están viniendo, mas los tiempos aun mas venideros, van a reclamar de este tipo de presencia, de este tipo de conciencia, mas de este tipo de autoridad, porque sino como podrías moverte y aun sobrevivir  o vivir en los tiempos venideros.
Como ya ves y como bien ha sido dicho, se esta separando la paja del trigo y esa separación obedece  a que, indiscriminadamente, aquellos que han recibido la palabra, que han caminado la palabra, que han pretendido despertar a través de las palabras dadas diversas, que han caminado la vida del mundo, todos y cada uno por igual, muchas veces y las mas de las veces, carece de la vida que encierra esa palabra.
Por eso la palabra, de tantas formas, y en diversidad de formas, ha venido a abrirse y a tomar vida.
Porque es tiempo que aquellos que han  adquirido y tomado mayor comprensión, y entiéndase desde lo interno y desde el despertar, desde la lucidez conciente, es tiempo que ellos vivan, para que levantes a aquellos, para que levanten  a aquellos que viven, que buscan vida y que buscan vida en la luz de la verdadera vida para que ya no se eche tantas  sombras, para que no se halle todo tan sombrío y para que nadie ande muerto,  aunque parezca estar vivo.
De esta manera, abro hacia ti, abro hacia ustedes, la luz de la conciencia que encierra estas  palabras, y así he de decirte y de adoctrinarse cada uno y de  adoctrinarlo a cada uno, no en tu  información, no en tu mente, sino ahora profunda y directamente a tu mismo corazón y a la luz conciente de la lucidez conciente que vive en ti, encerrada en la conciencia divina del ser eterno yo soy el que yo soy, que encierra la luz y la capsula interna de la verdadera vida crística que yo soy.
A ella y directamente a ella y hacia ella voy y hacia ella vamos, y digo vamos porque mis Ángeles, mis seres espirituales, moviéndose  a mi alrededor, cumpliendo las funciones cristicas para con este mundo, siguen ahora mi movimiento, siguen ahora mi palabra, mas siguen ahora, y a partir de ahora, mi directriz.
Y así, de esta manera, toma una dimensión sin igual, esta palabra, en la presencia de luz, de fortaleza espiritual electrónica, de este lugar material y espiritual, y aun mas allá, y así mismo, recibe y ocurre y ocurre en cada uno de ustedes, interna y externamente, en lo material y espiritual, en lo dimensional y multidimensional, y en la luz de las muchas moradas abriéndose  en comunión  y en unión  derramándose, desde lo eterno e interno de estas mismas palabras.
Esta vida, esta vida, esta vida se abre, más esta vida y solamente esta vida, entiéndase, recíbase así, nada más que ella se precisa, pues que la que consideran la vida autentica, la que entienden y consideran como la vida verdadera, es la vida secundaria.
Si no tienen la vida primaria, no están cuidando, ni iluminando, ni respetando, ni creciendo en la vida secundaria.
La vida primaria mora en el centro de mi existencia y mora en el centro de vuestro ser, en la vida del ser, todo lo conciente multidimensional, el yo soy el que yo soy, mi morada interna en cada uno, crística, es la verdad que yo soy y que ustedes son cuando viven en todo aquello, en ímpetu, fortaleza y fe, en todo aquello que  a la vez yo soy ese alimento, mediante mis Ángeles, mis seres espirituales, mis seres cristicos moviéndose en el espacio material, espiritual, en ustedes, en cada uno, en sus dificultades  y trabas, en sus enfermedades y bloqueos mentales y emocionales, y en todo aquello que se esta moviendo en esta vida, en este mundo, en este país y en este planeta como actividad amenazante.
Yo les invito ahora a que  internamente se efectúe un acto profundo de renuncia espiritual, en mi nombre,  y en mi palabra, vívala cada uno a si mismo diciéndose, mientras asimismo digo:
Yo renuncio a la actividad conciente e inconciente, que me llama una y otra vez, a un mundo y a un sinfín de pruebas, el cual me llama a adoctrinarme a través del camino del dolor, a través del camino del sufrimiento, a través del camino del padecimiento, a través del camino duro, a través del camino tenebroso de tinieblas. O renuncio ahora a efectuar mi aprendizaje final de esta vida, perdiendo esta materia física, sin haber tomado, recibido y adquirido lo más grande y profundo que en esta misma vida, con este mismo cuerpo, soy capaz de aprender, comprender y aceptar.
Yo renuncio en este momento, en este instante, a todo organismo, a toda bacteria, yo renuncio en este momento a todo microbio, a todo insecto que este llevando, trayendo, transmitiendo, infectando mi ambiente privado, mi ambiente personal, mi ambiente alrededor, el ambiente a nivel ciudad, a nivel país, a nivel región, a nivel mundial.
Yo rechazo para toda mi vida mundo, en toda mi vida mundo, yo rechazo ahora la actividad deficiente y todos y cada uno de los virus que me llaman a enfermarme, que me llaman a caer en la frecuencia bacteriológica de mis defensas, para que de esta manera, me este alineando con el plan de destrucción, me este alineando con el plan de la caída, me este alineando con el plan de Satanás, con el plan del mal.
Para cada uno de ellos en tu hogar, en tu familia, en tu entorno material  espiritual, y abriéndose, y extendiéndose mas allá, para que se forme un campo electrónico de protección ahí donde te muevas, ahí donde vayas, en tu mismo hogar y en tu mismo trabajo, para que este abriéndose esa vida, para que  cada uno, desde esta protección, se sienta libre y este total, suprema e inmediatamente libre de todo contagio, de toda bacteria, de todo microbio, de todo insecto, de todo aquello microscópico o no microscópico que ha llegado a su área de hogar, de familia, a su área natural de vida de una o de otra manera.
Yo, el cristo, ahora respondo por ellos, yo ahora, el cristo, respondo por cada uno de ellos, respondo por aquellos que están recibiendo esta palabra, respondo por ellos que están siendo renovados en espíritu, que están siendo renovados en su salud, que están siendo renovados en su mente, en sus emociones, que están siendo renovados corporalmente, que están siendo limpios y limpiados, de toda contaminación que han contagiado, que han traído, que estén tomando, que estén por tomar.
Yo me levanto en espíritu con mis Ángeles y asistentes espirituales, para que, de esta manera, se declare tu más profunda, luminosa y absoluta libertad.
Yo soy aquel que vive, mas cuando voy a vida y en palabra a ti de esta manera, tu tomas vida en la luz de la verdadera vida que yo vivo, de esta manera tu comienzas a vivir mas allá de lo que cualquier otro humano vive, comienzas una vida extra humana, acercándose así, de esta manera, a los principios espirituales, divinos, divinizantes y verdaderamente cristicos.
En mi no hay existencia, cuando vivo en cada uno, no hay existencia de enfermedad, no hay existencia de perturbación, turbación, no hay existencia ni posibilidad de enfermedad alguna.
Por eso a ti te recibo, a ti te recibo para que, en ti, en mi, te declares sano en mi sanidad, en la sanidad eterna en la cual yo vivo y yo soy.
Toma esta vida, entra en esta vida, que esta palabra y estas palabras te muevan ahora, y mas allá de este momento, te muevan ahora, como a todos aquellos que entren en contacto con tu vida mundo, muevan a la fuente mas cercana, profundamente cercana y verdaderamente activa del despertar divino espiritual, conciente y crístico.
Esta palabra debe levantarse, esta palabra debe darse, compartirse, diseminarse  para que de esta manera, todos y cada uno, vayan volviéndose concientes de esta vida.
¿Como puede ser que anden caídos aquellos que siguen y viven mi palabra? ¿Como  andan  en perturbación aquellos que me siguen y buscan la vida cierta que vive en mi mas allá de formas, formulismos y doctrinas?
Esto viene a levantar a los caídos, para que salgan de toda caída, para que se adoctrinen en espíritu y verdad esto es de adentro para afuera y desde el corazón hacia arriba, en toda tu cabeza, en toda tu mente, impregnando toda tu memoria, impregnando  cada pensamiento y micropensamiento, llenando cada célula, átomo y red de tu cuerpo, para que de esta manera, este principio vivo, tal como mi palabra es, quede como fuerza, quede como vida, quede como impresión electrónica y esto se multiplique.
Y, asimismo, yo digo, y te digo a través de esta, mi palabra, no hay nada de este mundo que ocurra, en lo cual tu debas verte involucrado cada cosa que ocurre y transcurre, tu debes, a la vez, transcurrir a través de ella lo inafectado es a través de la altura de la apreciación de la fe que tengas.
Esta palabra debe ser dada, compartida y diseminada, por eso, en este ultimo momento de esta palabra, yo les llevo ahora a efectuar internamente lo que cada una de mis palabras va a decir, compartir,  vibrar y trasmitir.
Yo soy retornando a la fuente  original conciente, la cual vive en cada uno, mas vive en mi yo soy tomando la vida en el espíritu del yo soy la resurrección y la vida, resucitando y en resurrección a todos los principios de vida que vive en mi, y que toman vida en mi y a través de mi yo soy resucitando y en resurrección, en la experiencia viva del cristo, en la experiencia viva crística, yo soy tomando dimensión de vida, yo soy tomando forma de vida.
Yo soy la esencia de luz, de  presencia electrónica de la misma vida en la cual el cristo vive yo soy el cristo conciente, yo soy la sanidad conciente, yo soy la liberación conciente.yo soy la salud protegida y asegurada por la luz de las presencias  mayores y superiores, que vive a través del glorioso trono de dios.
Yo soy aceptando la luz que me identifica como el ser divino, como el ser trino que vive en mi.yo elijo, junto al hijo, proclamado hijo y llamado Jesús el cristo, yo elijo el padre en mi y el espíritu llenándome, son la fuerza asegurada de la victoria de este momento, de la victoria esencial, de la victoria principal, de la victoria sobre la muerte, de la victoria sobre todas las formas de la muerte.por eso yo tomo, siento y recibo solamente resurrección, espíritu y  resurrección, luz y claridad, luz y claridad.
Que mis ojos, espirituales digo, se abran para ver que mis ojos físicos, cuando se abran, puedan ver a través de los ojos espirituales y puedan abrirse a la luz de la verdadera visión espiritual,  divina y crística.
De esta manera, yo pueda andar y camine por esta vida mundo, en el oír perfecto, que solo puede ocurrir y transcurrir a través del oír superior, el cual  ahora ya tomo, recibo y acepto, para que asiera ocurra.
De esta manera, todas mis cuerdas vocales, mi sistema laríngeo y mi boca, reciba y se prepare, en esta presencia electrónica, para que todas y cada una de estas palabras que vienen y vibran a través de la verdadera fuente crística, tomen vida en mi, se formen en mi, se fomenten en mi, para que, de esta manera, cada palabra que se articule y parta de mi, lleve la carga de esa misma presencia y yo de palabra de la palabra verdadera, yo de palabra de la palabra superior.
Yo soy rescatándome, y en mi rescate, yo soy rescatando a todos y cada uno de los que viven en materia y en espíritu a mi alrededor.
Yo soy elevando la frecuencia del mundo espiritual, yo soy elevando la frecuencia del mundo espiritual caído, para todo aquel que tenga a mi alrededor, que este en cercanías  o aun en una lejanía, pero quiera tomar, recibir y escuchar la palabra, se este elevando, se este elevando en fuerte, absoluta y profunda transmutación a los mundos, a los niveles, a los planos y a las moradas superiores.
Espíritus mayores y superiores, que en la luz de mi divina presencia crística viven, tengan a bien y tomen a bien a recibirlos, para que yo pueda respirar libertad y para que ellos tomen y reciban su tan merecida libertad.
Porque todo  hacer, todo ser, que viva lo crístico, que acepte  el crístico, con cuerpo o sin cuerpo, recibirá la vida absoluta y la vida verdadera, la cual vive en el cristo y vive en cada uno cuando, asimismo, en el cristo vive.
Así de esta manera, entiéndase al cristo como luz todo abarcativa, omnisciente y omnipotente, en potencia electrónica, por eso debe vivir como fuerza pasando, como fuerza llegando, como fuerza vibrando, como fuerza tomando vida, como fuerza ampliándose, como fuerza multiplicándose.
Debe vivir en la luz de cada uno de tus sentidos, no hay lugar, no hay parte, no hay esfera de tu vida mundo conciente, inconciente, material, espiritual, dimensional, multidimensional, oculta y secreta en cual no deba vivir.
Yo ahora estoy  y voy  hacia  cada uno para que cada uno tome, reciba y encuentre esa calidad de vida, que es calidad de vida absoluta, que es calidad de vida superior, cada uno abrase ahora en todo aquello que yo soy,
Esta mi fuerza espiritual y crística al máximo moviéndose, dirigiéndose, porque necesito que den absoluto y fiel testimonio de mi, a través de vuestra vida y desde  vuestras vidas.
Que cada pensamiento que parta de cada uno de ustedes, que cada palabra que se mueva y articule, que  cada pensamiento que este vibrando en el ambiente  y en la esfera de este mundo, que cada acción, palabra, que cada cosa y cada quien tome la vida absoluta, multidimensional, dimensional y secreta.
Todo ello y todo aquello que vive en mi, cada uno lo reciba y lo recibe desde mi, en mi, desde el lugar mas profundo y secreto que jamás nunca antes se había compartido e impartido.
 y a la vez, hacia cada uno de ustedes voy, individual  y grupalmente hacia cada uno de ustedes voy también a lo oculto y secreto, nunca antes tocado, nunca antes movido, nunca antes removido, todo ese sector, para que este llegando a ese sector, para que este ampliando y multiplicándose desde ese lugar, desde ese sector, para que tomen vida en mi desde ese lugar y ya no desde ningún tipo de aprendizaje superficial, sino que estén llegando al torrente de presencia espiritual  y divina absoluta electrónica  real, desde el lugar real, del espíritu real, del espíritu supremo.
Así por cada uno, en cada uno digo ahora:
Bendito trono de dios, abre hacia cada uno de ellos todas tus carrozas de fuego, que se  me mueva el fuego celestial que todos y cada uno de los profetas de todos los tiempos ha vivido, ha proclamado, ha dicho y compartido, porque así mismo en esa vida existía y buscaba su verdadera existencia así mismo, cada uno de mis apóstoles, en todos los tiempos así mismo de todos y cada uno de los sabios y conocedores y buscadores de la verdad.
De esta manera se derrame sobre todos ellos y cada uno de ellos aquí presentes, se derramen todas esas virtudes acumuladas por el tiempo, acumulado por los tiempos, recibida y acumulada por el tiempo de los tiempos para que vaya hacia la fuente de su sabiduría real, hacia su substancia real, para que, de esta manera, todos y cada uno, hallen la luz directriz y dirección de la verdadera sabiduría, para que ya no hallen perdición y ya no se pierdan por caminos torcidos, por  caminos que parecen desvíos y son de perdición, para que ya no se extravíen por caminos inciertos.
Tomen la verdadera dirección, aunque parezca el mas difícil en un momento, sepan tomarlo. Si esto aparentemente difícil, trae la verdadera revelación de la verdad que necesitan para  hacerse total y absolutamente libres, en toda la presencia, vida y existencia, palabra y obra que vive en mí.
De esta manera les llamo a vida, de esta manera  reclamo y reclamo  vida, de esta manera vivan, de esta manera viven,  luz y presencia electrónica de vida toda existencial de los tronos superiores de la luz absoluta, de las carrozas divinas de fuego, que traen la existencia absoluta de los mundos supremos y superiores, de los mas altos que podrán recibir, de los mas alto que les sea posible ahora asimilar,
Pero aun mas alto pido para  este lugar, para que esta presencia les este renovando en el espíritu y  en lo espiritual conforme a este mismo lugar necesita, tanto en la materia como en el espíritu, se eleve, mueva y se este sintonizando y este ya, a partir de ahora, comenzando a  vibrar  en tal frecuencia.
Es la vida  de la vida verdadera, es el cáliz sagrado que todos y cada uno viene a beber, a través de la verdadera palabra que merecen  estos tiempos, a través de la verdadera palabra que tiene que recibir cada uno  a través de  estos tiempos.
La  palabra verdadera, las palabras pasadas y las palabras escritas,  han servido de dirección para que la luz de la verdadera palabra este  tomando vida en estos nuevos tiempos. Por eso esta palabra se ajusta a los tiempos pasados, pero  viene a ser nueva a través de lo que ha sido antes, porque de esta manera debe renovarse para que cada uno reciba en esencia y verdad y así mismo, cada uno sea renovado y ya no caiga en errores, ya no caiga en objetos y lugares de fe, que simplemente le mantienen un poco despierto o le mantienen con un tanto de fe, sino que  se enciendan, sino que vivan, sino que multipliquen y compartan la esencia de la verdadera palabra.
Pero sepa cada uno que la  verdad  de mi palabra llega para cada uno y cada quien  que este dispuesto a dejar su vida para encontrarse, que este dispuesto a dejar su vida para encontrarme, que este dispuesto a que tome vida en su vida en lugar de su vida, para que luego de eso, asimismo, realmente vivan, y así  entenderán, y así comprenderán, y así  descubrirán que por primera vez   viven.
Que habían vivido así entonces, antes de  ese momento, una vida absolutamente superficial, una vida que había enredado y traído, y  acercado algunos placeres efímeros, pero se habían perdido con los tiempos, teniendo que tener, de esta manera, experiencias repetitivas para  tratar de completar lo que en una vida, diez, veinte, treinta, cincuenta, cien y hasta mil no alcanzo.
Pregúntese cada uno por que esa necesidad.
Yo te ofrezco hermano y hermana, en la hermandad eterna de mi verdad eterna que yo soy, yo te ofrezco sentir lo que una, cien, mil y aun diez mil vidas te podrían ofrecer, que es solamente, en mi solo y único sentir, solamente en este momento tienes el momento de los momentos, la oportunidad de las oportunidades, que se abre ahora, mas se va a abrir y multiplicar  ahora  de aquí en adelante y en adelante.
Y esto estará tomando dimensión de vida, de aquí en adelante, por cuarenta días, y cada instante y momento que quieras refrescarla y memorar  e innovar  esta palabra  en lo interno y en ti, estarás hallando esta misma multiplicación.
Por cuarenta días ira fomentándose la fuente de este alimento y cada encuentro, asimismo, hermano, hermana, en esta dimensión que tengamos, e ira renovando para renovar y aun multiplicar, la vida todo existencial que ira tomando forma, por lo menos la forma grande primordial, a través de estos cuarenta días, a partir de este día.
Así hermano, así hermana, mi palabra profética se ha abierto, se abre en ti y fue abierta en este lugar para que a toda vida, porque a todo mundo y a todo el mundo aquí, de este lugar, desde cada uno debe abrirse y asimismo multiplicarse.
Cada uno que viva concientemente, entiende bien esto, un cincuenta o setenta por ciento de esta palabra, ira contagiando a cien, mil y diez mil y así ira extendiéndose en multiplicación, hasta que toda la red crística este realmente formada y fortalecida en principio, en palabra y en verdad.
De esta manera, yo pongo el sello eterno de la palabra dada en el principio de los tiempos. Yo así, de esta manera, inicio la luz del sacerdocio cósmico en la luz de los hermanos de la hermandad Melquisedec, para que, de esta manera, el sello del fuego eterno se ponga en este lugar, se ponga en tu vida, se ponga en ti en lo individual, se ponga en este grupo en lo grupal, se ponga y llegue a la misma esencia de tu alma, y así el recuerdo de tus vidas pasadas anteriores sea solo eso, un mecanismo de aprendizaje que ahora, y a partir de ahora, tomes para aceptar, para crecer y despertar y evolucionar mas profunda y rápidamente, en toda la luz de los principios divinos y cristicos que te han sido dados y derramados.
Estas en el tiempo perfecto y sagrado, estas en el tiempo y momento justo.
Tu eres el llamado, tu has sido el elegido, te has permitido elegirte en lo que ya previamente en mi había sido elegido.
Y tú ahí midiéndote por tu aprendizaje, por tu pasado, por lo que entiendes, no entiendes, por lo que sabes y no sabes, ¿hasta cuando estarás inconciente?
Todos y cada uno que están recibiendo esta palabra, son dignos merecedores de lo total y absoluto, en lo profundo y real que he ofrecido, sino, simplemente estarías ausente de esta misma palabra, de esta forma y de cualquiera de las formas posibles.
Es la vida que te doy, es la vida que doy y comparto y que derramo por doquier, como  ha sido  dicho al principio, como manantial fuerte de agua viva, de la cual nunca jamás te debes cansar de beber.
Volverás a ser tentado, no bebas de lo falso, cuando tienes abundante agua clara y limpia de este manantial, no te dejes engañar, no estas en este mundo para enfermarte, para vivir enfermo, no estas en este mundo para aprender a través del dolor.
Para los que viven, saben, aprenden, toman y reciben y toman vida en la palabra en verdad, ya ese no es el tiempo de ellos y no es tu tiempo si vives en la palabra eterna, de la verdad eterna e interna, que vive en mi y vive en ti.
Tu eres esa verdad porque yo soy esa verdad, recibiendo esta palabra, así viva, sea multiplicada, multiplicado, así tome vida y dimensión de vida en ti. No merecen menos que esto.
Eres recibido, eres totalmente recibida, en esta mesa abierta, en lo cual estoy dirigiendo y comandando este momento, para que el buen alimento llegue a ti y ya no te pierdas por inciertos atajos internos y de este mundo.
Ya el desierto que es el ego, debe ser  obstinado también por la palabra de verdad, esto quiere decir, si transitas desierto, en tu propio ego, en la oscuridad y tinieblas, que sea bajo la guía y directriz de esta presencia, de esta vida y  de esta palabra, ya no en soledad, siempre la soledad es tu decisión.
Vivo y vive en la palabra real y auténticamente profética y se abran todos los dones espirituales necesarios, que necesites para servirte y para servirme y sirviéndote, para servirte y para servir.
Que el don de profecía, que el don de lenguas, que el don de la palabra, que el don de evangelización, que el don de milagros, que el don de levantar al caído en muerte y desgracia, que todos y cada uno de los dones sagrados se abran y sean abiertos, dados y diseminados, en todos aquellos que reciben ahora, hoy esta palabra, según su propia necesidad, según  asimismo entonces, deban y deben servir.
Recuerden esto, solo sirviéndose dignamente en mí, podrán servir, y asimismo, estos dones y tales dones les acompañaran, tales dones  les servirán.
De esta manera les he envestido de todo lo necesario para que transmitan la palabra, compartan la palabra, para que  sientan, tomen y reciban y vivan la palabra, la real y profunda.
De esta manera así he de decirles que debo formar y fortalecer, tan profunda y directamente, como en el lugar dispensado me permitan y sea posible, para que los tiempos venideros les halle en esta dimensión, les halle en esta fortaleza para que, de esta manera, todo lo que viene y tiene que ocurrir, en este transito final, del  comienzo al principio, para desenvolverse  el plan divino maestro esperado, tantas veces dicho y profetizado.
Sean dignos de mi, no se atemoricen, no se aterroricen, mientras mas pruebas, mas firmes, mientras mas plagas, mas sanos, y así den ejemplo, así tomen vida, así recibieron vida, así den vida, han sido levantados para a otros levantar en este transito que resta  de este tiempo, de estos últimos tiempos, desenvolviéndose en toda esta vida, en todo este mundo.
Se necesita que cada uno viva en esta dimensión de esta manera, porque esta  vida y este mundo asimismo lo necesitan.
Así deben hacerse dignos, recibiéndome en estos tiempos, para asimismo, en el desenvolvimiento final de  este plan, asimismo, recibirme luego en lo esencial, absoluto y real.
Solo sintiéndome, tomando vida, viviéndome y viéndome de esta manera, ciertamente, en lo venidero, con cuerpo o en espíritu, me verán y me recibirán.
Solo recibiéndome podrán recibirme y todo aquel que me reciba de esta manera, dará vida en su lugar, dará vida en su hogar, para aquellos que han querido pero  han temido, no se han aproximado pero en su corazón llevaban tal sentir, ustedes serán también los conductores que les llevaran hacia la victoria cercana, en la cual me reciben, recibirán, en la cual viven y en la cual vivirán, y asimismo yo los recibo, yo les recibiré para integrarlos en toda la vida y existencia que yo soy y esa es la consumación final del reino de los cielos, que por ahora es un estado espiritual y crístico,  abierto al mundo  y un estado interior tomando vida y formándose.
Cada una de estas palabras se esta cumpliendo, viene a cumplirse y ha de cumplirse, ya se esta cumpliendo, así vive, así viva y así vivirá por siempre y para siempre, eternamente y por los siglos de los siglos. Amen.
Ha sido consumado y hecho, así viva en cada uno, cada uno tómese la vida en el instante de este momento para contemplar y para contemplarse, profundice en mí.
 La puerta, como nunca, ha sido abierta y están mas que nunca siendo invitados a entrar  para develar lo que hay en lo total, real, absoluto de lo  profundo del despertar detrás de ella.
Así les invito y así les recibo.

<">